oxigeno-ozono
Patologías

Oxígeno-ozono: tratamiento clave para la hernia discal

El  tratamiento con oxígeno-ozono (llevado a cabo con la inyección de una mezcla de oxígeno y ozono, producida por un equipo especial) de la hernia discal, hace posible la eliminación de la parte del núcleo disco intervertebral que se ha salido de su sitio sin tener que pasar por un quirófano. Este es un avance en medicina de gran transcendencia, por lo que supone curar una patología tan frecuente sin necesidad de intervenir quirúrgicamente evitando, por tanto, la cantidad de posibles secuelas que pueden darse.

Pero, ¿qué es exactamente una hernia discal?: imagine la columna vertebral como una serie de cubos superpuestos entre ellos. Entre un cubo y otro hay una estructura que sirve para amortiguar el peso y paraoxigeno-ozono permitir el movimiento entre cada unidad. Esta estructura se llama disco intervertebral y está formada por una parte externa dura y fibrosa, y por una parte interna blanda: el núcleo.

Un trauma, un esfuerzo exagerado o el fisiológico envejecimiento de los tejidos en los pacientes más predispuestos pueden llegar a producir la salida de una parte del núcleo del disco (es aquí donde actúa el tratamiento con Oxígeno-ozono). Este material biológico que aparece como un gel denso da lugar a una presión sobre los tejidos cercanos y por tanto, a una irritación de esta estructuras de las raíces nerviosas que parten desde aquí para inervar las zonas periféricas. Surge así un sufrimiento, tanto local, lumbalgia, como en los territorios lejanos, correspondientes a las raíces afectadas, por ejemplo la ciatalgia.

La mezcla de oxígeno-ozono que se inyectada en esta zona, debe ser puro y para garantizar esa pureza, es prescriptivo que sea generado por equipos de alta tecnología, hechos específicamente para este uso.

Noticia anterior Próxima noticia

También puede interesarte

No hay comentarios

Deja un comentario