la ozonoterapia
Patologías

La Ozonoterapia en la patología de hombro

La ozonoterapia es susceptible de ser aplicada en gran variedad de patologías, en este artículo nos centramos en las patologías de hombro que pueden ser abordadas, con excelentes resultados, con la aplicación de ozonoterapia. A saber:

La bursitis subacromial y la artrosinovitis

El conflicto subacromial (atrapamiento)

El síndrome del escaleno

Los daños agudos o crónicos del manguito rotador

Los resultados de las fracturas

La osteoartritis desgarro primitivo y manguito

La inestabilidad gleno-humeral

La capsulitis adhesiva (hombro congelado)

En la descripción de las patologías del hombro, se puede observar que en todas existe el denominador común de inflamación y el dolor. El ozono tiene un efecto anti-inflamatorio y anti-edema, por la activación de las enzimas catabólicas histamina, la modulación de los monocitos, la inhibición de la síntesis de prostaglandinas y la liberación de bradiquinina. También tiene acción analgésica debido a la oxidación de mediadores del dolor, la acción directa sobre las terminaciones nerviosas y la activación de las vías antinociceptivas.

la ozonoterapiaEn las enfermedades de hombro elencadas más arriba,  el tejido resulta ser hipóxico, con microfisuras, con degeneración de las estructuras articulares y muscolotendineas y con empeoramiento de la función de las articulaciones (déficit funcional) por la dificultad de los movimientos activos y / o pasivos.

Sobre estos síntomas clínicos, el ozono tiene una acción regeneradora de los tejidos, una angiogénesis aumentada, un aumento del ATP local, la mejora de la función y la recuperación de las fibras del músculo lesionado y fibras de colágeno.

En las estructuras músculo-tendinosas, la terapia actúa tanto sobre las fibras dañadas, como sobre las fibras residuales sanas, las cuales deben ser preservadas de los daños: estas últimas son, de hecho, sometidas a un trabajo excesivo, ya que sustituyen las lesionadas. Por consiguiente, el objetivo es la mejora de todas las estructuras con el fin de mejorar la clínica y restaurar la función articular.

Siguiendo el protocolo recomendado, los resultados del tratamiento de ozono son excelentes, pero sobre todo ala ozonoterapia largo plazo: en nuestra serie, en la lesión temprana y parcial, el seguimiento a 15 años muestra que los síntomas no reaparecen. La peculiaridad, bondad y excelencia de este tratamiento es, por tanto, el mantenimiento en el tiempo de sus efectos debido a la restauración de los tejidos dañados por el efecto regenerativo, la eutrofización, y la neoangiogenesis. Incluso si es necesaria la cirugía, el uso del ozono en el período preoperatorio da lugar a una mejor respuesta a la operación y por tanto una reducción los tiempos de rehabilitación.

Por tanto, podemos dar al paciente el bienestar a largo plazo con una terapia poco invasiva y bien tolerada. Los aparatos para la producción de ozono tienen que estar reconocidos y aprobados a nivel europeo para que la mezcla de oxígeno-ozono, escogida para una determinada patología, sea la correcta y los efectos sean óptimos. Y, además, por si fuera poco, esta terapia carece de efectos secundarios.

Noticia anterior Próxima noticia

También puede interesarte

No hay comentarios

Deja un comentario